El enigma de Scottie Flint I

Posted on 26 October, 2013

0


OLYMPUS DIGITAL CAMERA

La historia perfectamente podría empezar así…

El muchacho de pelo grasiento y expresión de hambriento irrumpió en el estudio sosteniendo una pistola todavía humeante en sus manos. El sujeto interrogó, bajo la amenaza de la intimidante pistola, a todos los que se encontraban en el estudio aquella noche del mes de Julio.  El cañón aún permanecía caliente, lo que indicaba que había sido disparado instantes atrás.

– ¡Vamos decidme! –Gritó el muchacho, mientras nos apuntaba con la pistola y mostraba ciertos signos de nerviosismo– ¿Dónde está Scottie Flint?

El muchacho de pelo mugriento, sostenía el arma apuntándonos  a todos y a la vez a ninguno. Parecía un poco inexperto en el uso de armas, noté que las piernas le temblaban y flojeaban bajo esos jeans dos tallas más grandes.  Era de madrugada, el reloj marcaba las 02.10 pm. Por suerte  estábamos en el estudio sólo los cuatro.  Nadie de producción, ni nuestro manager se encontraban allí a aquellas intempestivas horas. Bueno, ahora que recuerdo Tom estaba en el lavabo vomitando.  Las borracheras de Tom eran constantes y esa mierda generaba tensiones entre el grupo.

La banda al completo, llevaba días encerrada en el estudio, estábamos en plena grabación de nuestro nuevo trabajo.  El proceso se volvía complicado, había días que la grabación se convertía en un autentico infierno, que a veces desembocaba en peleas entre la banda. No corrían buenos tiempos para la música. Apenas un par de conciertos, pero las perspectivas para nosotros no eran muy esperanzadoras. Aunque a veces yo pecara de pesimista, en este caso, mis dudas y mis peores temores sobre nuestro futuro eran ciertos.

Presté atención en el aspecto del muchacho de pelo grasiento, mientras él cerraba con llave la puerta del estudio.  Mis sospechas cobraban fuerza, ante la fisionomía del tío con gorra de los yankies que había irrumpido de madrugada en nuestro estudio.

– ¡Me habéis escuchado! –Dijo con la voz entrecortada desde la puerta mientras apuntaba a Sam.

Iba vestido con una sudadera Nike color azul que insinuaba,  que bajo la prenda había un par de tetas. No era él, era ella bajo esa apariencia de desaliñado veinteañero porreta.  Me resultaba extrañó,  pero esa mujer me ponía.

Sam nuestro cantante estaba aterrado, por lo violento de la situación. Intentaba mantener la compostura, pero yo estaba convencido que no tardaría en romper a llorar. No me equivocaba.

–Yo no conozco a ningún Scottie Flint –Dijo Sam entre lágrimas.

Ella se acercó a Sam, apuntándole.  Cuando estuvo cerca de él, le puso el cañón en la garganta. La respiración de Sam se agitó, cuando  ella le miró fijamente.

–Estás de suerte. Te creo. Hoy vivirás –Le dijo mientras retiraba la pistola de su cuello.

TO BE CONTINUED …..

Follow me on Twitter @spmsilvia12

Advertisements