Uncategorized

Top secrets from China

Advertisements
Standard
Actualidad, Uncategorized

Works |Post| What we… watch on tv| machismo en los medios

El Machismo en los medios… Lo que el hábitat esconde

Somos sociedad tecnológica. Nos consideramos avanzados y comprometidos con las causas sociales. Convertimos el activismo en marca genérica y en un “tag” vendible. Los avances permiten universalizar la información. 

img_20180107_0524438849254.png

Obtenemos conocimiento y consumimos opiniones a golpe de clic. A través de nuestro “yo digital” transitamos desde la conciencia individual a la colectiva.

En este proceso, cabe preguntarse ¿qué tipo de impresiones genera la maquinaria del pensar impulsada por los medios? ¿Qué realidad retrata y normaliza? Y sobre todo lo más importante, ¿cómo nos afecta a nivel social y empresarial?

El mecanismo manipulador convierte a la televisión en el escaparate del gañán ibérico y de la damisela pro machista

En este contexto nos preguntamos ¿Qué impresiones sensoriales consumimos? ¿Cómo las digerimos? Para responder debemos identificar a los actores de la función.

El primero son quienes producen contenidos. El sector empresarial y sus programas. Son más que espacios televisivos, son el hábitat. Es una zona en la que nos convierten en inventario de circo. Dónde los canallas se lucran con espectáculos bochornosos. Un punto de venta, en el cual se comercia con nuestro cuerpo. De esta forma, dañan nuestra imagen de mujer profesional.

Segundo, la especie protegida. El hidalgo de las cavernas. El Don Juan de Españistan. Es aquel personaje de sexo masculino, machista y chulo. Sobrevive comerciando con opiniones odio y desprecio hacia las mujeres. ¿Qué argumentos vierten estos sementales ibéricos? Rectifico. ¡Oye! Argumentos, ninguno. Bien, empecemos.

Unos niegan la existencia de la violencia de género, amparándose en las supuestas denuncias falsas. Los otros, cargan contra el movimiento de las calificándolo de radical. Ellos encuentran asilo en la mafia 2.0. Viven felices en el hábitat. Se amparan en una ideología, la cual considera al feminismo como una manifestación de “odio progre”.

Tercero la especie en extinción. La mujer Pro-machista.

¿Cómo la identificamos? Suelen tratar temas de sucesos y prensa rosa. Son conocidas por emitir contenidos en directo. Normalmente en banda horaria “amas de casa”. Son entrañables, gozan de poder y popularidad en muchas franjas del día. ¿Qué hacen las reinas de la información? Quieren ser las primeras en dar la noticia. Tienen afán de protagonismo. El resultado es torpeza. Es una falta de tacto. Atentan con el derecho a la intimidad de las mujeres explotando el morbo ajeno.

Hay más frívolas todavía. Las cortesanas que defienden el sistema patriarcal. Las que lanzan abiertamente mensajes pro machistas. Aquí ya no hablamos de torpeza, sino de ignorancia. Promueven el orgullo de sentirse mujer machista. Una damisela que necesita ser rescatada. Un modelo de mujer de toda la vida, pero moderna. Una señora del hábitat que acepta gustosa ser el accesorio del hidalgo de las cavernas. Y seguro que conocéis a otras tantas heroínas del feminismo mal entendido. La lista sería interminable.

En conclusión:

¿Qué modelo de sociedad nos muestran los medios? ¿Cuál es su responsabilidad social? ¿Cuál es su repercusión sobre la productividad y el liderazgo femenino? ¿Qué impresiones recibimos las mujeres? ¿Qué pensamientos generan en nosotras? ¿Provocan tristeza? Tal vez ¿sufrimiento? ¿Cómo afecta al clima laboral de las empresas?

Como seres humanos tenemos la capacidad de amar, perdonar y aliviar el sufrimiento escuchando a los demás. Porque ser hombre, no implica ser machista. El conjunto de la sociedad debe apostar por la tolerancia. Promover la construcción de una sociedad que tenga como prioridad la calidad de vida de las personas. Sin embargo, debemos realizar una reflexión individual previa. Tenemos que ser maduros y aprender a discernir entre información y ruido. Entre aquellos contenidos que alimentan nuestro conocimiento y aquellos que lo envenenan.

Standard